IRONMAN AUSTRIA 2016

Esta carrera no la hice yo, aún no puedo decir que soy “finisher”, pero la viví como si estuviera compitiendo. Muchas emociones que me hicieron sentir todos los compañeros y amigos del equipo RCtri. En especial mi pareja, Javi, quién bordó un carrerón en su segundo IM. Es el quién os narra en primera persona su experiencia.

LA CARRERA DE MI VIDA

Día 19 de junio de 2016. Yo, mi cabra, la lenticular y rampas de más del 15% en el stage de Alvaro Rancé en Puigcerda. Así era como me veía a una semana del Ironman de Austria; el cual era mi objetivo del año.

La semana, como siempre, empezaba con dudas, <me habré pasado en Puigcerda, iré bien entrenado, me pasará lo del Ironman de Niza…> Los entrenos estaban hechos y, aunque a lo largo de la temporada he tenido algún que otro parón, iba con más confianza que nunca.

Jueves 23 de junio. Sant Joan. La expedición Rctri se pone dirección Viena. Por ahora cero nervios y muchas risas; lo que hace que los días pre-Ironman se hagan mucho más llevaderos.

Día 24. Cogemos coche y, ahí sí que sí, dirección a Klagenfurt ciudad donde se celebra la competición. Tres horas de coche y por fin estamos en el lago. En el punto de recogida de dorsales. Las banderas de Ironman ondean toda la zona. Bicis para arriba y para abajo, perneras, gorras, corredores y muchas tiendas de deporte hacen que nos metamos de lleno en la competición. Recogemos dorsales. Este añocomo me pasó en Mallorca-, soy AWA, por lo que tengo algún que otro privilegio, como por ejemplo: no hacer cola en la recogida de dorsales y que mi bici esté al lado de la de los pros. Algo secundario que, al final, el día de la carrera, va genial.

IMG_8948

Como os voy contando: todo recogido, y sin ningún contratiempo, viajamos a Sankt Veit an der Glan, pueblo obrero donde tenemos nuestro hotel, a unos 20’ en coche del lugar de la prueba.

Sábado día 24. A menos de 24h del Ironman, vamos al punto de recogida de bicis donde nos esperaba Alex de Tri Transport Bike Con las bicis impecables. Montamos pedales y a dar una vuelta para ver que todo funcione correctamente. Con todo listo dejamos a las suportes las bicis y a correr para seguir activando y ahí… es donde me doy cuenta que la cosa va bien. Las patas no van, pero vamos, que aunque el pasar de 5’30 el km me cuesta horrores, y que en otras ocasiones me preocuparía, en ese momento, esas sensaciones, por la experiencia que voy teniendo, me dieron confianza. En ese día previo a  la carrera poco más que contar, descansando toda la tarde en el hotel y a las 20:00h cenando con toda la familia del Rctri. De cena: arroz y una pizza, lo que me hizo ir a la cama como el muñeco de Michelin, jajaja. Judith creo que se asustó al ver el barrigón que me salió con tanta comida, jaja.

IMG_8955

Ahora sí que sí.  3:30 de la mañana. Toca el despertador y lo primero que pienso es… ¡Dios cómo me jode despertarme tan pronto! Pero… bueno. Sarna con gusto no pica. Ja,já

Bajamos a desayunar y lo de siempre: caras hinchadas de dormir, café, lavabo…

Cogemos dirección al lago y… mejor no podía ir la cosa. A las 05h ya habíamos aparcado y nos dirigíamos dirección boxes.

̶ <Eeeeeeeh Javi, Javi, Jaaaaaaviiii, pero que me pasa que estoy cero nervioso> -me digo. Y es que me daba rabia hasta a mí mismo. Pero bueno, supongo que cuando esté en línea de salida ya vendrán esas mariposas cojoneras que no molan nada y  que te hacen ir al lavabo varias veces.

Bolsas listas y bici a punto para volar literalmente y es que este año iba con la lenticular de mi amigo Oriol Silvestre y me tenía plenamente motivado. Solo con el ruido que hace me hacía sentir como un verdadero pro.

Salgo de boxes y me reúno con las suportes y con mi incondicional Judith: Hago un paréntesis del Ironman, para darle las gracias. Es muy gratificante ir a competir con tu pareja y que, cuando nos vayamos a ver, los dos sepamos lo que se siente y lo que tenemos que hacer para que el que compite esté en las mejores condiciones. Y…  eso… lo hacemos a la perfección.

Andamos hasta boxes. Judith me lleva las bolsas; yo me dedico a andar y a pensar que todo va ir genial y que me voy a salir. Llegamos al césped y comenzamos a ponernos neopreno. 20’ quedan para empezar y los nervios siguen sin llegar. Me unto de vaselina todo el cuerpo y a ponerse el neopreno. Esto ya está hecho y lo único que queda es despedirse de todos y, sobretodo, de Judith. Este momento, no sé por qué pero cuando me abrazó con Judith y le doy el beso, siempre me emociono y se me pone algo en la garganta muy “romanticón”. Nos miramos y me dice: ¡Dale caña cariño. Fuerte! Yo le digo: ¡Bueno: caña, caña…, poco a poco, que es un Ironman!, jaja.
IMG_8972

Rollin Star. Hay gente que no le gusta, pero a la mayoría nos encanta. Adiós a las hostias en los Ironman y “hola” a nadar tranquilo a mi ritmo. Miguel, Eusebio, David y yo, nos colocamos en 1h-1h10’ y salimos juntos. Empieza la cosa sobre las 07am y empiezo a nadar. Las sensaciones buenísimas. Voy rápido y encima pasando a gente. Uaaaa!! Esto es genial. Es que hasta tengo ganas de nadar y todo. Llego a las boyas de giro y sigo bien; incluso creo que me estoy pasando y decido que, cuando me meta en el canal, aflojaré un poco y así llegaré más entero a la bici. Eso hago y entro al canal. Increíble. Por cierto: 1000 metros de distracción total viendo a gente y disfrutando de sus ánimos.

Salgo del agua. 1h 10’ que más tarde me canta Judith. Como lo habíamos hablado, me aparto a un lado justo salir del agua y me quito el neopreno, ya que la transición iba a ser muy larga. Y genial. Cojo el neopreno y lo voy enrollando hasta que llegó a la bolsa de la bici. Una voluntaria me ayuda. Me saca las cosas de la bolsa, le digo lo que necesito y lo demás lo recoge ella. Increíble organización. En 4’ ya estoy encima de la bici.

8_m-800506085-DIGITAL_HIGHRES-1311_013416-2029375  finisherpix_1311_010324

En la bici, los primeros km’s vuelo, pero… vamos… VUELO en mayúsculas. Miro media y voy a 38 km/h, y precisamente no había mucha bajada al principio. Pues vamos, tiro millas en bici. Primera vuelta objetivo 2h 35’ y le doy un poco de caña a la cosa. Como y bebo bien. Esta vez me ha salido la jugada genial. Tengo que dar las gracias a Didac Moreno por dejarme probar sus barritas. Estaban buenísimas. Cada 30-45’ alternaba barrita y gel; más lo que iba bebiendo. Este año no quería que las fuerzas me pasaran una mala factura.

16_m-800506085-DIGITAL_HIGHRES-1311_038500-2029383 10_m-800506085-DIGITAL_HIGHRES-1311_025915-2029377

En la bici poco que contar. La verdad que fue genial. Solo destacar que del 120 al 177km nos diluvio, cosa que creo que me benefició bastante ya que tuve que levantar el pie. La anécdota graciosa de la bici es que, en la segunda vuelta, pasé por un pueblo donde me miré en el espejo; como hacemos todos los ciclistas para ver qué bien me quedaban el traje y la lenticular, jaja, con la sorpresa que me vi una panza que casi me tocaba al manillar, jajaja. Sí que es cierto que llevaba un rato meándome, pero pensé que ya iría en la t2. Pues nada, esa panza tenía que desaparecer y, en la primera subida fuerte, me pare a mear y… madre mía. En ese momento me pasó Joaki y creo que me escuchó el grito de placer que hice.

11_m-800506085-DIGITAL_HIGHRES-1311_027426-2029378

Venga seguimos volando y ya en la t2 bici en 5h 16’; o sea que todo iba en el tiempo estimado. Cojo bolsa y, como antes, otra voluntaria me ayuda a cambiarme de ropa y a recoger todo en bolsa; Joer que bien. Empiezo a correr. Richard, mi amigo/entrenador, me marcó que fuese a 5’ el km, pero me encontraba bien y fuerte. Las patas me funcionaban y decido clavar ritmo de 4’45 el km y haber qué tal. Justo salir un compañero asturiano, se pone a mi ritmo y me dice que no le funciona el Garmin y que si me importa que Ele marcase el ritmo -por mi genial-. Me da un poco de miedo morirme antes de tiempo, pero es que la sensación de frenarme, para no ir más fuerte, eran increíble. Mi compañero asturiano y yo hablamos bastante y nos dimos ánimos. Aprovechamos para preguntarnos un poco de nuestra vida, jaja, que grande. Hasta el km 14, más o menos, que lo dejé atrás. Y es que estaba volando.

finisherpix_1311_045821

Veo a las supporters del rctri, y me gritan: guapoooo, jajaja. Y veo a Judith que me da ánimos. Joer, es verla y no tengo otra cosa que decirle que: ¡cariño, clavando 4’43 de media, jaja. Y es que estaba eufórico. Me voy cruzando con los rctris y nos gritamos y nos damos ánimos. Y aquí viene lo mío; y es que es ver a grupos de gente concentrando y empezar hacer aspavientos con las manos para que griten -Dios me encanta-. Me hicieron la ola y, a gritos de hope hope hope, volé y volé hasta tocar la campana del Klagenfurt con toda mi rabia y decir: <ésta es la mía Javi, olé tus webos una vuelta y revientas el crono>. Y así fui. Última vuelta y la cosa no bajaba.  Esperaba el momento en el que el cuerpo me dijese: <hasta aquí  hemos llegado>. Pero no llegaba y yo seguía disfrutando y pensando en el carretón que estaba haciendo.

finisherpix_1311_060138 finisherpix_1311_060139

Km 32 aproximadamente, acabo el bucle largo y voy dirección donde estaba Judith y las Rctri suportes. Pasó por allí y nos las veo, pero escucho, a lo lejos, ¡cariñoooooo vamossss!, jeje. Pobre, no me había visto con tanto corredor. Levantó la mano, dándole las gracias. Km 33 y veo a Judith pegándose un sprint increíble por el césped para verme. Joer, me emociono. Me dice: <cariño que vas muy rápido nos vemos en meta! Vamossssss!> Dios, no sabéis lo que me pudo llegar a motivar lo que me dijo.

Km 36 y el cuerpo me dice: <¡pero chaval! ¿vas a parar ya, o qué?>, y paso de ir de 4’47 a 5’ y me costaba mantenerlo, pero sabía que me iba a salir. Quedan 8 km y hago lo que más tenía ganas: mirar el reloj y hacer cuentas. Quedaban 45’ para las 5 de la tarde, si había salido a las 7am, podía conseguir ser sub 10h. Uf ahí se me pusieron los pelos de punta. ¡Yo sub 10h!, Era algo impensable, incluso Richard me marcó 10h 18’. Bueno, pues no me quedaba otra que apretar dientes y a por ello. Paso por la campana y le doy más fuerte que antes. Hago que los bares de la zona me griten y me hagan la ola, y es que… ya voy a metaaaaaa.

Km 40. Ya solo quedan 2kms. Veo la meta, pero nos hacen hacer unas vueltas que me matan. Quiero llegar. Quiero ver si lo he logrado. Quiero ver a Judith y a mis amigos.

Km 42. Soy finisher. Llegó al pasillo, 300 metros infectados de gente por todos lados que grita y animan como si se dejaran el alma en ello. La música a tope. El spiker dando gritos y yo diciéndome: <Esto se acababa>. Busco a Judith, pero, con tanta gente, no la veo. Lo único que me queda era levantar los brazos, pensar en todo y en todos y dedicárselo a mi amigo Carlos Vallecillo, compañero que nos dejó antes de tiempo. Lágrimas en los ojos y dolor en el alma. A partir de ahí: pasar la meta.

finisherpix_1311_049686 finisherpix_1311_049687

Nervios. Por fin, ahora sí. Esas mariposas en el estómago hasta que veo en el marcador Javier Cano: 9h 56’. ¡Diosssss!” Lo había conseguido. Soy sub 10h. Al instante escucho a Judith gritándome: ¡Cariño cariño! Y la veo subida en un montículo rodeada de gente. Voy hacia ella. Me pregunta: ¿Cuánto? le digo el tiempo y nos abrazamos con todas nuestras ganas. Lloramos de felicidad sabiendo lo que ha costado y lo felices que somos haciendo lo que más nos gusta hacer. Maratón en 3h 21’. Todavía no me lo creo.

finisherpix_1311_069858 IMG_8964

El Irnonman de Austria llego a su fin. La mejor competición que he hecho hasta el momento. Lo mejor: el grupo que fuimos. Grupo con el que solo tuvimos risas y risas. Además, todos fuimos finishers, menos Albert Jiménez que el trabajo ya lo tenía hecho siendo el campeón de Cataluña en Ironcat y con un tiempazo.

Quiero dar las gracias a las suporters rctri que estuvieron allí todo el día dándolo todo y dejándose la voz por todos los corredores. A Judith, cómo no, que con las frases que he puesto, un poco más arriba, ya sabréis lo que pensamos el uno del otro. Y a la familia y amigos que estuvieron pendientes desde la distancia.

Un abrazo fuerte a todos.

IMG_8971

Y Mención Especial a mi compañero y, en los últimos años, mucho más que eso. <Carlos Vallecillo: amigo, pensé en ti, y mucho. Estés donde estés, este IRONMAN DE AUSTRIA, es tuyo compañero>.

Y, como bien dijo mi suegro: La luz que se veía en la fotografía, justo al acabar, era para pensar que alguien me estaba protegiendo y ayudando.

IMG_8973

Related Post